¡Y atención! Ahora diré lo que no me atrevía a decir a ninguno de mis allegados: dejo el trabajo y empiezo a ganar dinero en Internet. Listo para aprender todas las profesiones que me puedan prometer un buen ingreso